Blogia
hilando recuerdos

Página 5

Página 5

 

Juegos que jugaban los niños de antaño

La perinola

Juego de niños y de adultos. Los primeros juegan por cosas de mínimo o ningún valor, simplemente distraerse, y los otros por dinero. Se juega generalmente en familia o entre amigos, y se la hace girar impulsándola entre los dedos pulgar e índice, tomándola de la parte superior o cabo.

 

La Perinola es una pieza de madera o plástico, con la parte superior angostada y la inferior cuadrangular. Una de las caras tiene letras, que son S, equivalente al Ponga, T, Toma todo y N, Nada. Intervienen tantos jugadores como se desee, y van haciendo girar la perinola y procediendo de acuerdo a las letras. Claro que previamente deben colocar partes iguales de objetos (carozos, tapitas de botellas gaseosas los niños y monedas o billetes los adultos). Si sale T, arrasa con todo lo jugado; si sale P, el jugador debe poner una parte igual a la que puso cuando se inició el juego; si sale S, saca una parte igual a la que puso al iniciar el juego; y si sale N, ni saca ni pone. Solamente tiene que esperar nuevamente su turno, lo que ocurre siempre y cuando alguno de los que le siguen, no arrase con todo.

El juego es universal y muy conocido. En cierto modo también se puede considerar la Perinola como un trompo. Tanto es así, que a veces los niños juegan simplemente a hacerla bailar, ganando quien consigue que la perinola baile más tiempo.

 

……………………………………….

 

                                                          La perinola supersticiosa


La perinola tuvo en la sociedad antigua cierta importancia en el terreno de la superstición. En una escena pintada en un vaso ateniense (citado y reproducido por O. Jahn, en Arch. Zeitung 1857) se ve a una joven sentada contemplando con atención un pequeño anillo, atravesado por un eje perpendicular al diámetro: el objeto que tiene delante, a la altura del pecho, parece que descansa por su punta inferior en una mesa o en un muelle, y, bien mirado, parece ser una perinola cuyo eje oscila oblicuamente respecta del plano de la mesa o mueble. Por desgracia, esta pintura es sólo un fragmento de muy pequeñas dimensiones, y sería muy aventurado fundar en él conjeturas. Lo cierto es que la perinola, con su movimiento, podía proporcionar signos cabalísticos o contribuir a los sortilegios.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres