Blogia
hilando recuerdos

Página 2 y 3

Página 2 y 3

Tradiciones argentinas que asimilaron los alemanes del Volga

La taba

Segunda parte

Introducido en la Argentina por los españoles, se difundió muy pronto entre el paisanaje cuando los hombres se reunían en la pulpería en momentos de descanso o en reunión de cuadreras. La taba es un hueso de la pata de los animales, con un lado cóncavo y el otro plano. Más exactamente, la taba es el hueso astrágalo del vacuno y lleva en la mayoría de los casos un enchapado en sus extremos superior e inferior. Relata Armando Vivante que la taba se colocaba "sobre la palma de la mano abierta, tendido el brazo en leve recogimiento, fija la mirada en un punto convergente, donde, sin duda, van a unirse la intención, la baquía, la vista y el movimiento estético, en cuyo acto la imaginación se cierra en un sólo pensamiento: clavar el hueso". Los primeros antecedentes de la taba datan de 1639 cuando don Gaspar de Salinas, gran caballero de Córdoba, lo menciona en un escrito.

De la taba, dice el Diccionario de Autoridades (1726-1739) que, es un "Huesecillo que tiene el animal en el juego de la pierna. Parece que se tomó de la voz latina Tibia. Talus. Astragalus" y añade que “es un juego que usa la gente vulgar, tirándola por alto al suelo, hasta que queda en pie por los lados estrechos”.

A este juego de la taba es al que se refiere el gran escritor español Quevedo (1626) cuando cuenta que “Pasaron la tarde en jugar a la taba mi tío, el porquero y el demandador; éste jugaba misas como si fuera otra cosa. Era de ver como se barajaban la taba: cogiéndola en el aire al que la echaba, y meciéndola en la muñeca, se la tornaban a dar. Sacaban la taba como de naipe para fábrica de la sed, porque había siempre un jarro en medio".

A Rodrigo Caro, en un pasaje de sus “Días geniales o lúdicos” (1694), le parece que, a las tabas, los griegos las llamaron astrágalos y los latinos talos. Más adelante, en la misma obra confirma las denominaciones. En el Museo Británico hay una estatuilla de tarracota con dos figuras de mujer que juegan a las tabas. Procede de Capua (Italia) y data del siglo III a. de C.

Caro define a la taba como "aquel hueso que los animales bisulcos o patihendidos tienen en la coyuntura baja de las manos a la que llamaron los griegos astrágalos, los latinos talus, los españoles tabas o carnicol, los franceses osselet, los flamencos pickelsteen." Afirma, basándose en Platón, que el inventor del juego de la taba fue Theuth, creador de los juegos de fortuna de donde "se deriva la voz de tahúr con que denotamos a los que juegan ansiosamente". Dice que Noé jugó a la taba y también Júpiter. "Y todo esto no lo digo a otro fin que su mucha antigüedad". También sostiene que a la taba jugaron los niños y llamaban "muger, que es lo mismo que mocoso, a los que no jugaban bien a este juego".

El mismo autor (Caro, 1694) trata sobre el modo de jugar y supone que las tabas que se utilizaban eran las sacadas de los animales "o a su imitación hechas de diferentes materias, como marfil, oro, plata, etc.". El número de tabas era, de ordinario, cuatro, aunque se jugaba también con una y para evitar las fullerías no tiraban las tabas con la mano, sino tenían un vasito que llamaban "pyrgo, turricula o fritillo, el cual tenía dentro unas como gradas o escaloncillos... y las arrojaban sobre una tabla que llamaban alveolo." A la cara de la taba "que hace algo de hinchazón o barriga la denominaban Venus". La cara contraria "que hace una concavidad y es algo llana, le llamaban Canis, Chuis, Planus, Vulturius, etc...". A la cara con figura en forma de S la llamaban quaternion y la contraria ternion. En cuanto a los nombres "actuales" (año 1694) los designa como "taba, carne, chuca y culo".

Introducido en la Argentina por los españoles, se difundió muy pronto entre el paisanaje cuando los hombres se reunían en pulperías en momentos de descanso o en reunión de cuadreras.

En la actualidad continúa teniendo su apogeo en las estancias argentinas. Difícil es que en un establecimiento de campo, un día de entretenimientos, no se "tire" la taba.

¿Cómo se juega?


Se juega entre 2 personas y se prepara un campo de juego que se caracteriza, especialmente, por un terreno blando y un poco húmedo llamado "queso". Este queso se divide en 2 partes, mediante una línea bien marcada. A partir de esa línea cada jugador debe tomar una distancia de aproximadamente 6 metros, se enfrentan y cada jugador toma su posición para lanzar la taba (hueso de vaca) hacia el queso y debe pasar la línea hacia el lado contrario. Si no sobrepasa la línea, repite el tiro. Luego de ejecutado el primer tiro por ambos jugadores, se analiza quien ganó.
La taba puede caer en diferentes posiciones: con la parte lisa hacia arriba: suerte y es ganadora; con la parte hueca hacia arriba: culo y es perdedora; en forma vertical, llamada pinino (jugada popularmente conocida entre los alemanes del Volga como clavada), y es siempre ganadora.

Cualquier otra posición en que caiga la taba no es válida. Además participan varios apostadores, que juegan al tiro de quien ellos elijan. Normalmente las apuestas son por dinero, pero también se apuestan otros bienes o pertenencias.
El juego se realiza en lugares de tierra, es por eso que el "queso" es preparado con mucha humedad y es blando.

Sistema de apuestas: el canchero será el que recibirá las apuestas... pueden apostar los jugadores al tiro, y los espectadores a cada contrincante. El sistema es así: un jugador apuesta una suma de dinero al tiro, si sale suerte o pinino, gana; si en cambio la taba cae de "culo", pierde automáticamente; pero si cae de costado, le toca el tiro al adversario... lógicamente se tira hasta que uno gana y se pueden ir subiendo las apuestas a cada tiro. Los jugadores, al igual que en cualquier juego, compiten en categorías. Por lo general se muestra la categoría en la forma de tirar el hueso: los expertos suelen "clavar" la taba, en cambio los no tan duchos, la lanzan y la taba da unos cuantos tumbos antes de frenarse.

______________________________________________________________________

El término taba

Algunos autores sostienen que la palabra proviene del griego astrágalos y del latín talus que significaban en ambos idiomas tanto taba como dado. Existió en Roma la lex tallaria contra los que jugaban abusivamente a los dados.
Otros autores afirman que la voz « taba » hace referencia a la manera de manipular estos huesitos y que debió ser el primer cubilete árabe que en dicha lengua se llama tabba o kaba. Y es probable que hayan sido ellos quienes introdujeron la palabra en España durante su larga dominación desde el año 711 al 1492.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres