Blogia
hilando recuerdos

Página 15

En la cocina además de comer, se charla, se hacen proyectos, se cuentan los problemas, se festejan las cosas buenas de la vida, se discuten ideas, escuchamos a los amigos (mate de por medio) contar sus penas y alegrías.

La fiambrería alemana

La fiambrería alemana es excelente, destacándose cada región por sus especialidades. En Westfalia son muy apreciados los jamones ahumados y en Hessen se inclinan por la morcilla asada con abundante cebolla y puré de papas.

Antiguamente, lo habitual de la clase media alemana, era consumir varias comidas diarias. Comenzaban con el desayuno (Frühstück) muy completo. A media mañana (Frühschoppen) se dejaban tentar con salchichas, arenques, pan negro y una buena jarra de cerveza. Actualmente, esta costumbre casi pantagruélica, ha sido abandonada. Sin embargo, la comida que se sirve al mediodía (Mittagessen) sigue siendo generosa: sopa, carne, verduras y postre. No se desdeña la merienda (Brotzeit) y se termina la jornada con una cena (Abendbrot - el pan de la noche), que por lo general es liviana.

Este es el motivo por el cual los alemanes son famosos por sus sandwiches o bocadillos (belegte Brote) que suelen ser tan variados como los Smörrebröds escandinavos.

En el mar del Norte, el Báltico y todos sus ríos, existen pescados de calidad. Hay buenos salmones, truchas, carpas, etc. pero el arenque (Hering) - marinado o ahumado - ocupa un lugar respetado dentro de la gastronomía alemana. El tradicional Rollmops - arenque macerado en agua, vinagre, eneldo (Dill), granos de pimienta, con un trozo de cebolla y pepinillo (Gewürzgurke) - por lo general se sirve cubierto con abundante crema. Las ensaladas de arenque son sabrosísimas y una de ellas también es muy conocida entre los aficionados al alcohol, el "Desayuno antiresaca" o Katerfrühstück.

Continuando con nuestro tour gastronómico, en Bremen, por ejemplo, el pollo al curry se roba todos los paladares. En Hamburgo, las costillitas de cerdo rellenas con papas, manzanas y ron van a la cabeza. En Berlín, por supuesto, chucrut con carré de cerdo y puré de arvejas. Los Spätzle de Suabia son tan típicos en la cocina alemana como el arroz en la española.

Continuando con este apetitoso itinerario es menester señalar que en todo el país se come una gran variedad de Schnitzel. ¿En qué consiste este plato? Los Schnitzel no son ni más ni menos que nuestras típicas milanesas, pasadas por harina, huevo y pan rallado. Aunque, no las acompañan con puré ni papas fritas, sino cubiertas con ajíes o champiñones a la crema.

Es también noble la enorme cantidad de sopas frías y calientes que proponen sus recetarios, algunas sumamente originales que incluyen incluso frutas. Son especialistas en la preparación de ensaladas, calientes y frías, de legumbres con panceta, con manzanas, carnes, papas, pepinillos en vinagre o con granos de mostaza, alcaparras, etc. etc.

Pero los alemanes también tienen un amplio y variado recetario con infinitas propuestas a base de papas - la infaltable Kartoffel - así como panqueques y huevo. ¿Todavía no se animó a probar los fantásticos bollitos de papas (Kartoffelklösse) o Crêpes de papa rallada (Kartoffelpuffer) y sus variantes? Un mundo de sabores que requiere bebidas bien frías.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres