Blogia
hilando recuerdos

Tesoros que nos legaron nuestros antepasados

El mantel de la abuela

Colaboración de Ana Margarita Schechtel

¡Qué agradable es recibir visitas! ¿No? Uno se prepara para pasarla bien y se dispone a ser el mejor de los anfitriones. Todo reluce y la mesa está impecable, hasta colocamos ese mantel, que fue pasando por todas las mujeres de la familia como una tradición, a medida que se casaban. Su blancura es incomparable y sus bordados a mano nos recuerdan la laboriosa tarea de las mujeres de otras épocas, donde bordaban todo lo que encontraban a su paso, algo que hoy es prácticamente imposible.

El pensar en ello nos dibuja una sonrisa en la cara, mientras nos imaginamos con el más chiquito a upa, terminando de cocinar algo rápido, porque en unos minutos tenemos una reunión de trabajo, atendiendo el celular que no para de sonar y de paso vamos acomodando todo lo que encontramos desordenado... ¿Sabría nuestra architatarabuela en manos de quién iba a quedar ese mantel? ¿Se imaginaría el rol que desempeña hoy el sexo "débil"?

Todo muy lindo, pero un timbre nos hace volver a la realidad. Besos, abrazos y alegrías. Pasen, siéntense, qué quieren tomar, vamos a la mesa, por favor siéntanse en su casa, son palabras que inevitablemente surgirán de un momento a otro. Todo parece ideal hasta que alguien vuelca la copa de vino tinto sobre "el mantel" y para colmo de males a otro alguien se le ocurre decir jocosamente, las típicas palabras: ¡¡¡Alegría, alegría!!! ¿Cuál es la alegría? pensamos nosotros. Pero, con nuestra mejor sonrisa y una impecable actuación, que dejaría a más de una actriz de primera línea, con la boca abierta, decimos: No se preocupen... es simplemente un mantel... réstenle importancia al asunto...

Sin duda alguna, por dentro los queremos matar y en ese mismo instante evaluamos que seguramente el bellísimo, histórico y tradicional mantel, estará presente en muchísimas menos ocasiones de las que seguramente pensarían nuestros antepasados.

Ana María Schechtel vive en la Capital Federal. Es suscriptora de Periódico Cultural Hilando recuerdos, a través del cual, mes a mes, llena su alma –según confesó cuando nos visitó en la redacción- de dulces remembras e inolvidables recuerdos. Estas remembras y recuerdos la llevaron a publicar este bello relato.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres