Blogia
hilando recuerdos

Comienza la historia de los descendientes de alemanes del Volga...

Alemania arrasada por las guerras

Investigación especial I

“A finales del siglo XVII y comienzos del XVIII, el Imperio estaba eclipsado por Francia e Inglaterra. La tambaleante estructura imperial estaba sostenida por la gran cantidad de príncipes menores, quienes deseaban su protección, ante la presión de los grandes príncipes, que demandaban mayor libertad para ampliar sus posesiones”. Palabras de Alfred von Gottfriedt, Cronista del siglo XVIII.

Los ejércitos destrozan el imperio

Todo comenzó por la guerra de Sucesión española (1701-1714) que surgió por la lucha sobre el derecho del nieto de Luis XIV, futuro Felipe V, para heredar el trono español. Baviera se puso del lado de Francia, porque Luis XIV prometió al elector la corona de los Países Bajos españoles. Brandeburgo apoyó a los emperadores Leopoldo I y José I a cambio del reconocimiento imperial de Prusia como reino. Los otros Estados europeos también se aliaron con el Imperio para bloquear la unión dinástica de Francia y España. Ejércitos grandes, bien adiestrados y dotados lucharon en Baviera y Alemania occidental, haciendo estragos y dejando la ruina a su paso. Cuando ambas partes quedaron agotadas, aceptaron los Tratados de Utrecht.

Invadidos desde el oeste, los príncipes alemanes se encaminaron hacia el norte y este, donde entraron en conflicto con Suecia en el mar Báltico. En la primera guerra del Norte (1655-1660), el emperador y el elector de Brandeburgo apoyaron a Polonia y Dinamarca contra Carlos X Gustavo de Suecia. Las consecuencias del enfrentamiento no implicaron muchos cambios.

En la segunda guerra del Norte (1700-1721), que corrió paralela a la guerra de Sucesión española, Sajonia, Polonia, Brandeburgo-Prusia, Hannover, Dinamarca y Rusia unieron sus fuerzas contra Suecia. Al final de la misma, los tratados de Frederiksborg y Nystad (1721) devolvieron Polonia al elector de Sajonia Augusto (que como rey de Polonia gobernó como Augusto II), transfirieron Stettin y Pomerania Occidental de Suecia a Brandeburgo-Prusia, y Rusia ocupó las posesiones del Báltico oriental que mantenía Suecia.

Los alemanes también tuvieron que enfrentarse con los turcos otomanos, quienes, después de un periodo de tranquilidad, se expandieron vigorosamente en el sureste de Europa. Cuando invadieron Hungría en 1663, las tropas imperiales pudieron derrotarlos y obtener una tregua de 20 años. Sin embargo, las guerras turcas continuaron hasta que el brillante general Eugenio de Saboya condujo las tropas imperiales al triunfo en Senta (1697). Por el Tratado de Karlowitz (1699) los Habsburgo anexionaron la mayor parte de Hungría; el país que estaba prácticamente despoblado se volvió a colonizar con veteranos alemanes y se impuso la autoridad imperial centralizada en Viena.

Hacia 1740 los demás Estados alemanes se habían rezagado en su desarrollo, dejando a Austria y Prusia como rivales por el dominio de Europa Central.

La familia de los Hohenzollern, que había ocupado Brandeburgo en el siglo XV, había adquirido también un número de territorios adicionales y geográficamente desconectados en el oeste. Fuera del Imperio, al este se encontraba el área más importante, Prusia, que habían heredado como un ducado polaco en 1618 y que se convirtió en un reino independiente en 1701. Gradualmente, todas las posesiones de los Hohenzollern se conocieron como el reino de Prusia.

Federico Guillermo I de Prusia era un militar enérgico y testarudo determinado a unir sus dispersas posesiones en un único estado moderno donde la presencia de lo militar sería constante. Al suprimir los derechos de aduanas y los intereses locales, creó una burocracia honesta y eficiente, la cual recaudaba fondos en todo el país con destino al tesoro público para consolidar un ejército permanente.

Federico II el Grande estuvo tanto en el campo de batalla como en su palacio de Sans Souci cerca de Berlín, donde disfrutaba con la literatura francesa y la música. Sin embargo, gastó la mayor parte de su vida en extender el territorio de Prusia a costa de Austria y Polonia, y perfeccionar y reorganizar el gobierno prusiano y la economía para servir mejor al Ejército.

El emperador Carlos VI, de Austria, ansioso de mantener unificados los dominios de los Habsburgo, promulgó la Pragmática Sanción en 1713, al declarar que su única hija, María Teresa I, le sucedería. Cuando murió en 1740, los electores de Baviera y Sajonia rechazaron la Pragmática Sanción argumentando que tenían derechos prioritarios a través de sus esposas. Federico II ofreció su apoyo a María Teresa a cambio de la rica provincia de Silesia. Convencido de la justicia de su causa, ella rechazó tal propuesta. Federico invadió inmediatamente Silesia, precipitando la guerra de Sucesión austríaca (1740-1748). Los bávaros, sajones y franceses invadieron Austria y Bohemia, mientras Gran Bretaña, los Países Bajos y Rusia acudieron en ayuda de Austria.

Alarmados por las victorias militares de Federico, María Teresa firmó la paz con él en 1742, cediéndole Silesia. Sin embargo, Austria y sus aliados tuvieron éxito al conquistar Baviera para reponer la pérdida de Silesia. Por la Paz de Aquisgrán, el marido de María Teresa, Francisco, duque de Lorena, fue reconocido como emperador, aunque fue ella quien reinó en realidad. A cambio, María Teresa cedió Baviera y permitió a Prusia mantener Silesia.

La aparición de Prusia como una gran potencia llevó a un cambio radical de alianzas y a nuevas hostilidades. María Teresa, determinada a reconquistar Silesia, hizo una alianza con la emperatriz Isabel de Rusia. Jorge II de Gran Bretaña, ante el temor de un posible ataque francés sobre sus territorios patrimoniales de Hannover, firmó un tratado de neutralidad con Federico. La vieja rivalidad entre los Habsburgo y los Valois se olvidó, ya que el ministro austriaco, el príncipe Kaunitz, llevó a Luis XV, temeroso de Prusia, a una alianza con María Teresa. Federico, anticipándose al cerco, atacó primero e invadió Sajonia y Bohemia, lo que dio comienzo a la guerra de los Siete Años (1756-1763).

El conflicto se propagó, pues los austriacos invadieron Silesia, los rusos marcharon sobre Prusia y los franceses atacaron Hannover. A pesar de su buena dirección, Federico pronto se encontró muy presionado por sus enemigos. Fue salvado oportunamente por la muerte de Isabel de Rusia y la sucesión de Pedro III, que admiraba a Federico y firmó la paz de inmediato. Los franceses, agotados, también firmaron la paz. El 15 de febrero de 1763 se firmó el Tratado de Hubertusburg (Sajonia), que restableció la situación con Federico, manteniendo Silesia.

La soberbia de los príncipes

El final de las contiendas religiosas y de la amenaza turca dio a los alemanes nueva confianza. En el siglo XVIII, la cultura alemana, influida por los movimientos artísticos e intelectuales franceses, ingleses e italianos, alcanzó un momento brillante. Los príncipes, resistentes al control imperial y a anular las dietas locales, se hicieron monarcas absolutos. Centralizaron sus gobiernos y establecieron economías mercantiles. Al contratar a los artistas más destacados, hicieron de sus capitales centros artísticos e intelectuales, con palacios, iglesias, museos, teatros, jardines y universidades.

La vida social y cultural se centró en las cortes, que también fueron la principal fuente de ascenso social y político. Los cortesanos despreciaban a los ciudadanos y campesinos, útiles sólo para el pago de impuestos que servirían para mantener los lujos de la vida cortesana. Los príncipes también mantenían sus cortes al aceptar aportaciones extranjeras y vender jóvenes campesinos como soldados mercenarios. Para escapar de la guerra y la contribución, muchos alemanes emigraron.

Un país devastado

Alemania era un conjunto de principados destrozados por la guerra. Un territorio arruinado y un pueblo empobrecido y hambriento. Es en ese momento crucial de su historia cuando se inicia la epopeya de un numeroso grupo de familias alemanas que dos emigraciones, dos siglos y varias generaciones después serán conocidos mundialmente como descendientes de alemanes del Volga, radicándose, algunos de ellos, en la República Argentina.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres